La Duna Costera

Un ecosistema que desempeña funciones de gran importancia para el equilibrio ecológico de la región

Las dunas costeras son ecosistemas conformados por montículos de arena, cuyo tamaño puede variar desde poco menos de un metro hasta varios cientos de metros. Las dunas costeras se encuentran en todos los tipos de clima, desde los polos hasta el ecuador. En México, las dunas costeras se distribuyen en ocho tipos de clima distintos, entre los que se encuentran las costas de Quintana Roo y la Península de Yucatán.

 

Las dunas costeras juegan un papel de gran importancia por la flora y la fauna que albergan y también por los servicios ambientales que prestan en su totalidad. En Quintana Roo, las dunas costeras son fundamentales porque sirven como obstáculo a las corrientes de viento, algo muy importante si tomamos en cuenta que la zona carece de elevaciones que protejan de fenómenos como tormentas tropicales y huracanes, por lo que las dunas costeras son la única barrera que impide que la salinidad y la arena penetren tierra adentro y previene la erosión. Por otro lado, las dunas costeras sirven como zonas de filtración de agua hacia el subsuelo, lo que ayuda a mantener la calidad de los recursos hídricos y los mantos freáticos.

 

Las dunas costeras son hogar de una gran diversidad flora y fauna que habita tanto en la tierra como  los cielos y las aguas del Caribe mexicano. En este ecosistema habitan insectos como arañas, abejas, avispas y escarabajos;aves marinas, como garzas, halcones, águilas y zopilotes; mamíferos como tlacuaches, zorros, ardillas y conejos, así como anfibios y reptiles, como iguanas y ranas, sin olvidar las distintas especies de tortugas que llegan a desovar a nuestras costas.

 

El desarrollo del Caribe mexicano como el destino turístico número uno de América Latina ha comprometido la supervivencia de este ecosistema. Las personas responsables de algunos desarrollos hoteleros y residenciales de mayor relevancia han tomado consciencia sobre la importancia de la preservación de este recurso natural y en sus planes maestros contemplan preservar al máximo este frágil y valioso ecosistema e integrarlo en el diseño de los complejos turísticos y habitaciones del futuro hacia una forma más holística e integrativa de ver e interactuar con el medio ambiente, que al final del día es el tesoro más preciado del Caribe mexicano. Actualmente, se realizan esfuerzos coordinados en los que participan empresarios, autoridades y especialistas, quienes se han comprometido en la conformación de un equipo multidisciplinario que aborde todas las facetas posibles con miras a que este hermoso e importante ecosistema se conserve para las generaciones futuras.

 

No Comments Yet

Leave a Reply